domingo, 28 de diciembre de 2014

5 de diciembre.

Hoy es cinco de diciembre, mi amor,
y como este noviazgo no es secreto
he decidido escribirte un soneto
y darte dos pendientes y una flor.

Si tú ahora mismo sientes lo que siento,
que creo que es lo que tú también sientes,
hazme un favor y ponte los pendientes
sin una sola protesta o lamento.

Me dijo en la tienda la dependienta
que no es todo de oro, que es un chapado,
así que debes andar con cuidado:

si una colonia no hay de alcohol exenta,
échala antes de habértelos colgado.
Te quiero, y espero haber acertado.


Este es mi poema número 250. Lee aquí la descripción.

jueves, 4 de septiembre de 2014

El poema más triste de la historia.

Ya hace más de año y medio
mi inexistente y fiel sabiduría
quiso que yo compusiese un remedio
para mis sentimientos de alegría,
escribiendo sin tedio
mi más triste y culminante poesía.
Quise yo, amigos míos,
jugar a hacer llorar al Universo
tejiendo telas de letras, y ríos
de palabras de sentido diverso.
Me recorrían mil escalofríos
cuando lograba escribir otro verso.
Eso era lo más difícil del mundo,
lo intentaba y me dolía escribir,
a cada verso y a cada segundo
me sentía morir,
eran vocablos de mi yo profundo
que me hacían gemir.
De mis ojos, duras como el acero
las lágrimas brotaban sin mesura,
me azotaban las palabras de cuero
y en mi alma se abría otra gran fisura,
pues aquello era un canto de jilguero
que hacía que perdiese la cordura,
y mi corazón sentía con pena
la vil tristeza ardiente
de mis trágicos versos en cadena;
mas yo, como si fuera un delincuente,
trataba de hacer mi poesía amena
secándome una lágrima caliente.
Tan duro era el dilema
de continuar esta pieza fatal;
era tan triste y era tan blasfema
mi aflicción abismal,
que puse fin al tétrico poema
escribiendo yo este verso final.

miércoles, 20 de noviembre de 2013

El dolor de no poder mirarte.

Ya hace varios meses,
que tras un estropicio
acabé dejando el vicio
de componer poesía.
Ya hace varios meses
que dejé de contarte
cuánto amo abrazarte,
que me produces una gran alegría.
y que sólo quiero,
desde hace meses,
hacerte mía.
Besarte.
Versarte.

sábado, 12 de octubre de 2013

Andando y llorando.

Ando, ando y sigo andando,
y mientras camino, mientras deambulo llorando,
las lágrimas caen al suelo.
La única expresión que puedo utilizar
para describir mi situación
es que soy un muñeco,
pues recibo golpes que otros me dan
para desahogarse,
sin saber lo que me harán,
cerrando los ojos.

Ando, ando y sigo andando,
y mientras lloro en silencio
me sigo desesperando.

Y mientras el silencio lo rompen
ruidos de mi boca sollozando
no puedo hacer nada
salvo pararme y mirar al cielo, pensando
y preguntándome cómo,
cómo puedo seguir amando,
cómo puedo aguantar caminando
cuando sólo recibo golpes,
golpes de quienes me quieren,
de quienes dicen que me quieren.

Ando, ando y sigo andando,
y mientras lloro en silencio
me sigo desesperando.

Y mientras sigo caminando,
me pregunto cuándo,
cuándo dejé de vivir,
en qué momento
en estos años he dejado de reír
y he comenzado a llorar,
cuándo comencé a amar
esperando algo a cambio.

Ando, ando y sigo andando,
y mientras lloro en silencio
me sigo desesperando.

Y mientras no dejo de gimotear,
mientras otros me oyen llorar,
sólo siento que al estar sollozando
disminuyo el impacto
de los golpes que me dan,
de las torturas a las que estoy sometido,
de los insultos que llegan a mi oído,
de las canciones que sólo hacen ruido.

Ando, ando y sigo andando,
y mientras lloro en silencio
me sigo desesperando.

Y mientras no dejo de caminar llorando
otros me señalan y exclaman
cosas que temo recordar,
y de pronto soy una canasta,
y me lanzan balones con fuerza,
con rabia.

Ando, ando y sigo andando,
y mientras lloro en silencio
me sigo desesperando.

Ando y lloro sin saber
que el aire que respiro
está formado por odio,
que el barro que piso
es lo mejor que veo cuando miro,
sin saber que el poema que escribo
no es más que basura triste,
escrita por lo mismo que estoy respirando.

Ando, ando y sigo andando,
y mientras lloro en silencio
me sigo desesperando.

viernes, 4 de octubre de 2013

El Camino de Santiago.

Comenzamos el camino
muy contentos, cómo no,
sin saber que se acercaban
los mosquitos y el calor.
Con cada paso que dábamos
un suspiro de dolor,
mas siempre una tierna mano
nos daban de corazón.
Muchos días caminando
sin parar ni descansar,
qué alegría nos entraba
al dormir todos en paz.
Tras muchas risas histéricas
y mil azotes del sol
acabábamos la etapa
con una afónica voz.
Quemaduras en la piel,
ampollas por todos lados,
si suave era el recorrido
acabábamos cansados.
Surcaba por la cabeza
de todos los peregrinos
una gota de sudor
y más tarde un ¡Buen Camino!


Creado por Asier Olea y Claudia Lerena.

jueves, 19 de septiembre de 2013

La niña sola.

Hubo una niña que muy sola estaba
y sólo hacía lo que quería,
pero la niña sola se sentía
porque ninguna otra voz escuchaba.

La niña sola en el parque jugaba,
sólo con la arena se entretenía;
como ningún otro niño venía
ella lloraba, lloraba y lloraba.

De pronto oyó cómo alguien se acercaba
mas sólo una silueta veía
y el sonido de dos pies escuchaba;

la dulce nena, feliz, aplaudía,
pues un nuevo amigo al parque llegaba
y entonces ella ya no lloraría.

domingo, 15 de septiembre de 2013

El príncipe mudo y la princesa.

Érase una vez
un príncipe
que amaba a una princesa,
ambos mucho se querían;
cada noche, tras un beso y unas palabras,
se dormían.
Hasta que una vez el príncipe perdió la voz;
él quería decirle a la princesa que la amaba,
quería,
mas no podía.
Y pensaba la princesa
que ya no estaba en su cabeza,
que el príncipe no la quería;
y el príncipe la tomaba
de la mano y la llevaba
a un jardín de rosas amarillas,
y le daba una a su princesa.
Ésta la tomaba
con alegría
y le decía:
-Mi príncipe, ¿por qué me das esta flor?
El príncipe contestar no podía,
así que un beso le daba,
un lindo beso en la mejilla,
y la princesa sonreía,
pues sabía
que aunque el príncipe no hablaba
aún pensaba en ella, la princesa,
y en esos labios con sabor a fresa.
Así que guardaba la rosa amarilla
y cuando se acostaban
miles de abrazos y besos repartían,
ambos se abrazaban,
quietos se quedaban
y después se dormían

jueves, 12 de septiembre de 2013

¡Grrr!

Estamos en la cama,
ambos juntos tumbados,
no hace falta un pijama
para estos felices enamorados.
Te susurro al oído
palabras excitantes,
sin hacer mucho ruido
espero tranquilo a que te levantes,
y cuando por fin estás levantada
te acaricio el trasero
con mi mano calmada
y muchísimo esmero;
y cuando, despacio, empiezo a sobarte,
oigo suaves gemidos
más fuertes al tocarte
tus pezones erguidos.
Agito la cabeza,
pues lo único que tengo ahora en mente
es tu boca con sabor a cereza
y tu aliento caliente,
y con mucho cuidado
y clara excitación
muevo mi mano en tu pubis rosado
sin ninguna duda o vacilación.
Tras unos minutillos
de toqueteo intenso
saco mis dos dedillos
con un placer inmenso,
y minuto después
mientras pienso en mi amor, en ti y en mí,
por fin venzo al estrés
y despacio entro en ti.

domingo, 14 de julio de 2013

Escúchame.

¿Me escuchas? ¡Lo siento! Pido perdón,
ante todo yo estoy arrepentido
de haberte insultado, de haberte herido,
me domina la desesperación.

¿No me oyes? ¡Perdona! Es mi corazón
quien de verdad siente haberte ofendido,
quien se arrastra a tus pies, entristecido,
tratando de hayar una solución

para que yo vuelva a ser beinvenido,
soy yo quien se encuentra en cualquier rincón,
muy lejos de tanta luz, escondido,

fuera del alcance de la ilusión
que me abandona cuando estoy dormido,
y que me deja sin respiración.

domingo, 7 de julio de 2013

Me arrepiento.

De todo lo que estoy arrepentido
es de, cariño, a ti haberte mentido,
no haber hecho lo que quise por miedo
y no haberte dicho lo que ahora puedo,
de, como un tonto, haberme enamorado,
cariño, de no haberte conquistado.

martes, 2 de julio de 2013

Tus ojos marrones.

Cuando yo miro tus ojos marrones,
deseados por dioses y curiosos,
hallo sentimientos libidinosos
y entonces despiertan mis emociones.

Al mirar tus ojos marrones siento
que no hay ojos más bonitos y hermosos
que ellos besados por labios carnosos,
y hazme caso, mi amor, yo no te miento.

Oh, viento.

Oh, tiempo, te llevas mi sentimiento,
paso el día tratando de sentir
algo que me dé ganas de vivir;
cuando lo encuentro, se lo lleva el viento.

viernes, 28 de junio de 2013

El castellano se vuelve vulgar.

Nuestra lengua, más vieja que la pera,
que es el latín vulgar,
más vulgar se nos vuelve,
y la RAE lo resuelve
queriéndola cambiar
metiendo cualquier palabra extranjera.
La bella lengua, el castellano mismo,
más anciano que cualquiera que existe,
de grandes literatos,
vacía de insensatos,
como puede resiste,
cada hora con un nuevo extranjerismo.
La lengua sin insultos,
de los sonetos de Lope de Vega,
idioma del cultismo,
lengua del socialismo,
a cuyos vates más premios se entrega,
cada vez con bastantes más incultos.
Castellano, tesoro milenario,
de escritores ejemplares el seno,
de valientes caballeros andantes,
de Quevedo, de Espronceda y Cervantes;
aunque hoy en día lleno
de vulgarismos en su diccionario.
Así que amigo mío,
habla el buen castellano
de Bécquer, de Machado y Moratín,
Góngora, Pérez-Reverte y Clarín,
como un sagaz hispano,
aunque a ti te suponga un desafío.

jueves, 27 de junio de 2013

Cada vez que te beso.

Cada vez que yo te beso
siento paz, siento que vuelo,
que puedo tocar el cielo,
me derrito, lo confieso.

Cuando te beso, cariño,
creo estar enamorado,
porque estoy emocionado
de volver a ser un niño.

miércoles, 26 de junio de 2013

Hoy he venido...

Un te quiero he venido a susurrar
a tu oído,
y yo te he venido a recordar
que siempre te he querido.
He venido a decirte que el amor
que siento por ti, nadie lo ha sentido.
He venido a decirte que con tu voz
yo me siento entretenido.
Hoy he venido a imaginar
que nos fugamos juntos,
a otro país,
a otro lugar...
unidos.

martes, 25 de junio de 2013

Cuando te beso.

Cuando te beso
siento...
mariposas en el estómago.
Cuando te beso
siento...
miles de pájaros en bandada,
acariciando mis mejillas,
siento
tus labios en mis labios,
tu lengua acariciándolos.
Siento
que he nacido para estar contigo
cuando te beso.

lunes, 24 de junio de 2013

Agua.

Es azul, está en el mar,
transparente en realidad;
al beberla, refrescante,
y útil, como respirar.

Poderosa y relajante,
mas al bañarse excitante,
muy fácil de depurar,
vale mucho, cual diamante.

Y las nubes, al chocar,
logran las calles mojar,
su humedad, gratificante,
no es posible de explicar.

Mi corazón palpitante,
de agua de lluvia es amante,
algún día acabará,
comenzará a evaporarse.

viernes, 21 de junio de 2013

Mi corazón te necesita esta noche.

Una rosa roja tengo en la mano,
símbolo de mi corazón ardiente,
y bajo la mano mi sangre hirviente
muestra mi sincero amor inhumano.

Mientras yo siento tu aliento cercano
y tus ojitos invaden mi mente
mi otra mano se mueve hasta tu frente,
que es lisa, suave y sin un solo grano.

Y entonces mis labios besan tu boca,
mi lengua te posee como loca,
nuestras salivas fluyen como ríos;

las luces de la noche nos traspasan,
nuestras respiraciones se acompasan,
tus dedos se entrelazan con los míos.

jueves, 20 de junio de 2013

Lo siento mucho, y adiós.

A quien hice yo daño injustamente,
a quien ya no pude pedir perdón,
a quien maltraté por ser diferente,
lo siento mucho, y adiós.

miércoles, 19 de junio de 2013

Una flor del color del amor.

Más bonito que el azul cielo viejo,
más hermoso que la luz de un espejo
es sin duda, amor mío, tu reflejo.

Cariño mío, mi amor,
yo te daría una flor
roja cual color de amor.

martes, 18 de junio de 2013

Enamorado.

¿Enamorado?
¡Tu que sabrás!
Mejillas rojas,
manos calientes,
corazón débil
y ganas de llorar.
¿Enamorado?
¡Qué sabrás tú!
Cuando te mires
frente a un espejo
y sólo puedas ver
sus ojos lindos;
cuando despiertes
con ojos húmedos
de haber llorado
por no tenerla
sí estarás
enamorado.